Liderar el movimiento de la consumerization

Artículo orginal de Cesare Garlati (Sr. Director of Consumerization, Trend Micro)

En lugar de resistirse, las organizaciones deberían unirse al movimiento de la consumerización para aprovechar todo su potencial empresarial. Para ello se necesitan un enfoque estratégico, políticas flexibles y herramientas adecuadas de gestión y seguridad.

La consumerización de TI es la única tendencia tecnológica que ha ejercido una influencia máxima durante esta década. Las empresas están tomando buena nota de ello conforme luchan contra el creciente influjo e influencia de los teléfonos multifunción, las tabletas y las redes sociales como Facebook, Twitter y otras muchas. Este movimiento conocido como BYOD (del inglés, “Bring Your Own Device», uso de dispositivos propios de los empleados) recuerda en gran medida los inicios de los ordenadores personales allá a finales de los años 70 y principios de los 80, cuando los empleados compraron sus propios equipos Apple II o IBM PC y los llevaron al trabajo para utilizar hojas de cálculo (mediante los programas Visicalc o Lotus 1-2-3 respectivamente) a fin de poder procesar los datos de manera inmediata en lugar de tener que esperar a que el departamento de SI procesara las tarjetas perforadas, cintas o lo que fuera que se utilizara como soporte de E/S. Al final, los jefes de SI tuvieron que rendirse a la evidencia y empezaron a aceptar el movimiento de los ordenadores personales. Ya conoce como continúa la historia.

Es cierto que este nuevo auge del movimiento BYOD comporta riesgos, pero son demasiadas las empresas que están cometiendo el error de intentar resistirse al influjo de la TI de consumidores. Así las cosas, ¿cuáles son las soluciones y prácticas recomendadas que debería adoptar una empresa para convertir la consumerización en una ventaja competitiva?

Primero: Tener un plan.
Hay que adoptar un enfoque estratégico de la consumerización y desarrollar un plan para toda la organización. El departamento de TI no puede realizar esta tarea en un vacío, sino que debe implicar a los ejecutivos, a los directores de las líneas de negocio (marketing, ventas, RR.HH., desarrollo de productos) y a clientes, partners y usuarios que adoptan las novedades tecnológicas en cuanto están disponibles. Durante la planificación de la adopción de la nueva tecnología de consumidores, los directores de TI deberían realizar un estudio de los usuarios más innovadores para descubrir cuáles son sus dispositivos y aplicaciones preferidos e identificar los aspectos más útiles para sus actividades laborales. De este modo, el departamento de TI podrá entender y conocer la experiencia de los usuarios, en lugar de imponer su visión.

Segundo: Decir sí, pero no a todo ni a todos.
Es imprescindible desarrollar una conjunto de políticas que defina con claridad los dispositivos y las aplicaciones que deben considerarse estándares corporativos (cuentan con asistencia plena de TI) y los que deben considerarse como tolerados (la asistencia corre a cargo conjuntamente con el usuario) o reprobados (responsabilidad total del usuario). Además, el departamento de TI debería establecer un perfil de la fuerza de trabajo global a partir de atributos importantes tales como el cargo, la línea de negocios y la ubicación. A continuación, debería asignar las tecnologías a los perfiles de usuario y definir los acuerdos SLA para cada intersección.

Tercero: Implementar la infraestructura adecuada.
Hay que implementar herramientas de TI adecuadas diseñadas específicamente para gestionar y proteger la tecnología de consumidores en la empresa. Si bien es cierto que algunas soluciones ya se han hecho realidad en líneas de segmentos de productos específicos, todavía no hay ningún proveedor que ofrezca una única solución capaz de responder a todos los requisitos funcionales en todas las plataformas. Los proveedores se van aventurando en el mercado de la consumerización con soluciones desarrolladas inicialmente para segmentos de productos relacionados, hecho que hace que la mayoría de las soluciones incluyan funciones básicas idénticas que suelen carecer de compatibilidad plena para plataformas, una característica fundamental para gestionar y proteger toda la gama existente de tecnologías de consumidor. Por lo tanto, el departamento de TI se ve en la obligación de integrar varias ofertas en diferentes categorías de productos: soluciones de seguridad para seguridad de contenidos de Internet, protección móvil antimalware y para datos, herramientas de gestión de dispositivos móviles para la distribución de sistemas y la gestión de aplicaciones y, por último, proveedores de soluciones de gestión de gastos de telecomunicaciones para la distribución, la asistencia y el control de costes de los servicios de voz y datos.

Como conclusión, las organizaciones deberían unirse al movimiento de la consumerización para aprovechar su potencial empresarial. Para ello se necesitan un enfoque estratégico, políticas flexibles y herramientas adecuadas de gestión y seguridad.

¿Ha podido ver si esta estrategia encaja correctamente en su empresa? ¿No del todo? Hágamelo saber. Escriba un comentario aquí.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.