El Cloud, ¿resulta seguro?

¿La despreocupación es hija de la ignorancia? A menudo, nos dejamos llevar por la despreocupación cuando navegamos por Internet. El único problema es que como internautas que somos no podemos dejarnos llevar, sino que tenemos que estar alerta y  bien informados. Si nos centramos en el caso del Cloud Computing, tema de mucha actualidad, ¿qué conocemos exactamente sobre el Cloud?, y ¿qué pasa con su seguridad?.

Lo esencial

Una cosa está clara: todos nos servimos del Cloud en nuestro día a día y, además, muchas veces sin saberlo. El Cloud nos permite utilizar los servicios de mensajería de Yahoo! o Gmail, lo mismo pasa con los blogs, las redes sociales, los juegos en línea y las herramientas de productividad como Google Docs.

No existe un Cloud “global”, por decirlo de alguna manera, sino que el Cloud en realidad está compuesto por multitud de elementos o bien podemos hablar de que existen diferentes Clouds. Algunos están gestionados por empresas tan conocidas como Google, Facebook y Microsoft, que así pueden ofrecer un conjunto de servicios en línea. Otros elementos se crean y se usan de forma privada por las empresas y sus colaboradores. Por último, algunos Clouds se conciben para alquilarlos a particulares o a empresas.

El Cloud Computing está respaldado por un impresionante conjunto de servidores esparcidos por miles de centros de datos en todo el mundo, algunos incluso están interconectados entre sí. Estos sistemas proporcionan la potencia de cálculo necesaria para que los servicios y las aplicaciones informáticas sean accesibles a través de Internet para distintos tipos de equipos: PC, portátiles, tabletas o smartphones. Por otra parte, se comparten y envían datos (fotos, emails, SMS, etc.) que se almacenan en los servidores del proveedor de servicios. De esta manera, cuando se conecta a Gmail a través de un smartphone, se accede de forma instantánea a toda la bandeja de entrada, esté donde esté.

Los riesgos

Se sabe cuánto ha cambiado el Cloud nuestro estilo de vida (¿quién podría prescindir de su cuenta en Google o de Facebook durante una semana?). Pero este cambio no está exento de algunos riesgos. Cuando se trata de dinero o de datos personales, puede tener la seguridad de que los cibercriminales no andan muy lejos. La delincuencia cibernética es una actividad muy rentable y algunos se han especializado en el fraude y la extorsión de fondos. Es el lado oscuro de Internet. Existe un floreciente y pujante mercado oculto, en el que se compran y venden los datos personales pirateados. Por eso, no hay que dejar de estar alerta y tomar todas las medidas de seguridad que sean necesarias para protegerse de los cibercriminales.

Uno de los métodos más utilizados para sustraer dinero o datos personales, a través de un email de apariencia oficial y legítima o con un programa malicioso, es el phishing. Otra estrategia consiste en incitar a hacer clic en un enlace malicioso que aparece en un email o en las redes sociales, así se ejecutará un archivo infectado, descargará una aplicación para móviles maliciosa, o llevará a una página web legítima, pero que acaba de ser pirateada.

Algunos  consejos de seguridad

Los proveedores de Cloud como Google, Facebook y Microsoft han invertido mucho para lograr que sus centros de datos sean lo más seguros posible y que estén certificados de acuerdo con las normas informáticas internacionales.

Sin embargo, todavía persisten algunos fallos en el Cloud, algo que los usuarios tienen que tener en cuenta y controlar. A continuación ofrecemos algunos consejos a este respecto:

  • Utilizar siempre contraseñas complejas y evitar usar la misma contraseña para todas las cuentas en línea. Esto reduce el perímetro en caso de piratería informática.
  • Elegir un servicio que disponga de una amplia seguridad para guardar sus datos personales en el Cloud, recuperar sus datos en caso de robo o pérdida del ordenador portátil o del smartphone.
  • Estar alerta en las redes sociales. No hacer clic en cualquier enlace, incluso si aparece recomendado por un amigo. ¡Y mucho cuidado con las URL cortas!
  •  No abrir los ficheros adjuntos de los emails y no hacer clic en los enlaces que se encuentran en los emails, sin estar seguro de su origen.
  • Descargar las aplicaciones para móviles únicamente desde las páginas oficiales e instalar una herramienta de seguridad en el smartphone.
  • El navegador y el sistema operativo tienen que estar actualizados. Lo más cómodo es activar las actualizaciones automáticas.
  • Proteja sus ordenadores de sobremesa y sus portátiles con una solución de seguridad basada en el Cloud, lo que neutralizará las amenazas antes de que puedan llegar a sus equipos e impedirá la pérdida de datos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.