Siguiendo la continua evolución del célebre grupo APT Pawn Storm

Trend Micro se dedica a proteger el mundo conectado, y a todos sus clientes en todos los rincones del planeta. Para ayudarnos en esta tarea, contamos con un equipo de más de 1.200 investigadores white hat dedicados a trabajar las 24 horas del día para anticipar e investigar las últimas ciberamenazas emergentes. Muchos de los grupos responsables de estas son bandas criminales. Pero cada vez más, pueden ser también hackers apoyados por el estado. Esto puede sonar muy lejos de la cotidianeidad del día a día de la empresa española media. Pero ese no es necesariamente el caso. 

Los sofisticados grupos de Amenazas Persistentes Avanzadas (APT) no siempre tienen como objetivo las grandes marcas o los sectores militares y de infraestructura crítica. Como destaca nuestra última investigación sobre el perverso grupo Pawn Storm, incluso van tras escuelas privadas, guarderías y médicos.

Breve historia de Pawn Storm

Las actividades de Pawn Storm se remontan a 2004, aunque hemos estado siguiendo al grupo de cerca durante los últimos seis años más o menos. También conocido por los apodos APT28, Sofacy, Sednit, Fancy Bear y Strontium, es uno de los grupos APT más destacados del mundo. Entre las víctimas notables del pasado se encuentran el partido de la Unión Demócrata Cristiana Alemana (CDU), la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) y el Comité Nacional Democrático (DNC). Hillary Clinton ha culpado de los correos electrónicos confidenciales de este último que ayudaron a Donald Trump a llegar al poder. 

No se equivoquen, Pawn Storm es uno de los grupos de APT más sofisticados y con más recursos que hemos visto. Y gracias al seguimiento que hemos hecho de sus herramientas, tácticas y procedimientos (TTP), hemos podido detallar algunas nuevas tendencias en 2019.

¿Qué hay de nuevo?

Concretamente, vimos que el grupo decidió usar las cuentas de correo electrónico de objetivos de alto perfil que ya había comprometido para enviar correos electrónicos de phishing de credenciales a otros objetivos – principalmente a compañías de defensa de Oriente Medio. No está claro por qué lo hicieron, tal vez para evadir los filtros de spam, y no parece haber sido particularmente exitoso.

También observamos a Pawn Storm escudriñando servidores de correo electrónico y servidores Microsoft Exchange Autodiscover en todo el mundo, con el fin de forzar bruscamente las credenciales de los administradores, exfiltrando los datos de los correos electrónicos y utilizándolos para realizar phishing a una nueva oleada de objetivos. Curiosamente, sus objetivos para esta campaña no eran solo los sospechosos habituales de organizaciones militares y de defensa, gobiernos, bufetes de abogados, partidos políticos y universidades, sino también otros más inusuales como escuelas privadas en Francia y Reino Unido, e incluso una guardería en Alemania.

Esto es un testimonio del hecho de que ninguna organización está a salvo de los ataques APT hoy en día.

La buena noticia es que los tipos malos cometen errores que podemos utilizar para entender mejor sus métodos y motivaciones. Por ejemplo, pudimos rastrear las campañas de phishing de credenciales contra dos proveedores de correo web de EE.UU., uno ruso y otro iraní durante un período de dos años analizando la solicitud del Marco de Políticas de Remitente de DNS (SPF) de los dominios que utilizaba. Aunque el grupo asignó cinco dominios a los servidores utilizados en esta campaña, no los registró, lo que permitió a los investigadores de Trend Micro colarse sigilosamente y monitorizar la actividad.

Mantenerse a salvo

Predecimos que este grupo de amenazas en particular estará presente en los años próximos años. Y es solo uno de los muchos que operan hoy en día. A continuación ofrecemos algunas recomendaciones para aislar a su organización contra estos últimos ataques. Incluso si no es un objetivo de Pawn Storm, estas son una serie de buenas prácticas importantes a tener en cuenta:

  • Aplicar el principio de menores privilegios, y deshabilitar los servicios obsoletos o no utilizados
  • Parchear regularmente/actualizar el sistema operativo y las aplicaciones. Considere la posibilidad de aplicar parches virtuales para las vulnerabilidades conocidas y desconocidas
  • Monitorizar regularmente la infraestructura con firewalls y sistemas de detección y prevención de intrusiones
  • Desplegar autenticación de doble factor para las cuentas de correo electrónico corporativo, el acceso de red y los servicios subcontratados
  • Formar y concienciar a los empleados en materia de técnicas de phishing y vectores de ataque más comunes, y prohibir el uso del correo web personal y las cuentas de redes sociales para fines laborales
  • Realizar con frecuencia copias de seguridad de los datos y cifrar la información sensible almacenada

Para leer el informe completo, haga clic aquí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.