Archivo de la categoría: Amenazas & Malware

Ransomware: pasado, presente y futuro

El ransomware es un tipo de malware que impide o limita el acceso de los usuarios a su sistema, ya sea bloqueando la pantalla del sistema o bloqueando los archivos de los usuarios a menos que se pague un rescate. Las familias de ransomware más modernas, categorizadas colectivamente como cripto-ransomware, cifran ciertos tipos de archivos en sistemas infectados y obligan a los usuarios a pagar el rescate mediante ciertos métodos de pago online para obtener una clave de descifrado.

LeaRansomware: pasado, presente y futuro

Precios de rescate y pago

Los precios de rescate varían dependiendo del tipo de ransomware y el precio o tipos de cambio de las monedas digitales. Gracias al anonimato percibido que ofrecen las criptomonedas, los operadores de ransomware suelen especificar pagos de rescate en bitcoins. Algunas variantes recientes de ransomware también han enumerado otras opciones como alternativas de pago como iTunes y las tarjetas de regalo de Amazon. Sin embargo, debe tenerse en cuenta que el pago del rescate no garantiza que los usuarios obtengan la clave de descifrado o la herramienta de desbloqueo necesaria para recuperar el acceso al sistema infectado o a los archivos secuestrados. El pago del rescate no significa nada.

Infección y comportamiento del ransomware

Los usuarios pueden encontrar esta amenaza a través de varios medios. El ransomware se puede descargar en los sistemas cuando los usuarios involuntariamente visitan páginas web maliciosas o peligrosas. También puede llegar como una carga liberada por otro malware. Algunos ransomware son conocidos por ser enviados como archivos adjuntos de correo electrónico no deseado -spam-, descargados desde páginas maliciosas a través de malvertisements (un tipo de amenaza que utiliza la publicidad online para propagar malware), o descargados por kits de exploit en sistemas vulnerables.

Una vez ejecutado en el sistema, el ransomware puede bloquear la pantalla del ordenador o, en el caso del cripto-ransomware, cifrar archivos predeterminados. En el primer escenario, una imagen o notificación en pantalla completa se muestra en la pantalla del sistema infectado, lo que impide que las víctimas utilicen su sistema. A la vez también se muestran las instrucciones sobre cómo se puede pagar el rescate. El segundo tipo de ransomware impide el acceso a archivos potencialmente críticos o valiosos como documentos y hojas de cálculo.

El ransomware se considera “scareware”, ya que obliga a los usuarios a pagar una cuota (o rescate) asustándolos o intimidándolos. En este sentido, es similar al malware FAKEAV, pero en lugar de capturar el sistema infectado o cifrar archivos, FAKEAV muestra falsos resultados de análisis antimalware para persuadir a los usuarios a comprar software antimalware falso.

Learn how to protect Enterprises, Small Businesses, and Home Users from ransomware:

ENTERPRISE »

SMALL BUSINESS»

HOME»

Historia y evolución del Ransomware

Primeros años

Los casos de infección por ransomware se vieron por primera vez en Rusia entre los años 2005 y 2006. Trend Micro publicó un informe sobre un caso en 2006 que involucraba una variante de ransomware (detectada como TROJ_CRYZIP.A) que comprimía ciertos tipos de archivos antes de sobrescribir los archivos originales, dejando solo los archivos zip protegidos con contraseña en el sistema del usuario. También creó un archivo de texto que actuó como la nota de rescate informando a los usuarios que los archivos se podían recuperar a cambio de 300 dólares.

En sus primeros años, el ransomware cifraba archivos concretos como DOC, .XLS, .JPG, .ZIP, .PDF, y otras extensiones comunes de archivos utilizadas.

En 2011, Trend Micro publicó un informe sobre una amenaza SMS ransomware que pedía a los usuarios de los sistemas infectados marcar un número de SMS premium. Detectada como TROJ_RANSOM.QOWA, esta variante mostró repetidamente una página de ransomware a los usuarios hasta que pagaron el rescate marcando un cierto número.

Otro informe remarcable incluía un tipo de ransomware que infecta el registro de arranque maestro (Master Boot Record (MBR)) de un sistema vulnerable, evitando que el sistema operativo se cargue. Para ello, el malware copia el MBR original y lo sobrescribe con código malicioso. A continuación, obliga al sistema a reiniciarse para que la infección surta efecto y muestre la notificación (en ruso) una vez que el sistema se reinicia.

Ver la infografía: Ransomware 101- Qué, Cómo y Por qué

El ransomware se expande fuera de Rusia

Las infecciones de ransomware se limitaron inicialmente a Rusia, pero su popularidad y su rentable modelo de negocio encontraron pronto camino en otros países de Europa. En marzo de 2012, Trend Micro observó una propagación continua de infecciones por ransomware en Europa y Norteamérica. Similar a TROJ_RANSOM.BOV, esta nueva ola de ransomware mostró una página de notificación supuestamente de la agencia de la policía local de la víctima en lugar de la típica nota de rescate (véase Reveton, Ransomware de la Policía más adelante).

Durante este período, se utilizaron diferentes tácticas para difundir ransomware. Un caso en 2012 implicó a la página web de una confitería francesa muy popular que se vio comprometida y expandió TROJ_RANSOM.BOV. Esta táctica de goteo causó amplias infecciones que se extendieron por Francia y Japón, donde la tienda también tenía una legión de seguidores importante. En lugar de la habitual nota de rescate, TROJ_RANSOM.BOV mostró una falsa noticia de la policía francesa Gendarmerie Nationale.

El ascenso de Reveton y el ransomware de la policía

Reveton es un tipo de ransomware que suplanta a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado. Conocido como Ransomware de la Policía, Virus de la Policía o Troyanos de la Policía, estos malware se caracterizan por mostrar una página de notificación supuestamente de la agencia local de la policía a las víctimas, informándolas de que han sido capturados haciendo una actividad ilegal o maliciosa en la red.

Para saber qué organismo local es aplicable a los usuarios, las variantes de Reveton rastrean la ubicación geográfica de sus víctimas. Así, los usuarios afectados que viven en EE.UU. reciben una notificación del FBI, mientras que los que se encuentran en Francia se les muestra un aviso de la Gendarmería Nacional, o en España de la Policía Nacional.

Las variantes de Reveton también emplean un método de pago diferente en comparación con los primeros ataques de ransomware. Una vez que un sistema está infectado con una variante de Reveton, se pide a los usuarios que paguen a través de UKash, PaySafeCard o MoneyPak. Estos métodos de pago permiten el anonimato de los perpetradores del ransomware, ya que tanto Ukash como PaySafeCard tienen sistema de rastreo de dinero débil.

En 2012, se observaron diferentes tipos de variantes Reveton exhibiendo nuevas técnicas. Durante la última parte de ese año, Trend Micro informó sobre las variantes que reprodujeron una grabación de audio usando el idioma nativo de la víctima, y otra con un certificado digital falso.

La evolución de CryptoLocker y Cripto-ransomware

A finales de 2013, apareció un nuevo tipo de ransomware que cifraba los archivos, aparte de bloquear el sistema. Los archivos cifrados se aseguraban de que las víctimas se viesen obligadas a pagar el rescate incluso si el malware en sí se autoeliminaba. Debido a su nuevo comportamiento, fue bautizado como “CryptoLocker“. Al igual que los tipos de ransomware anteriores, el cripto-ransomware exige el pago a los usuarios afectados, esta vez para obtener una clave de descifrado y desbloquear los archivos. 




Aunque la nota de rescate en CryptoLocker solo específica “RSA-2048” como el método de cifrado utilizado, el análisis muestra que el malware utiliza cifrado AES + RSA.

RSA es una criptografía de clave asimétrica, lo que significa que utiliza dos claves. Una clave se emplea para cifrar los datos y otra se utiliza para descifrar los datos (una clave, llamada la clave pública, se pone a disposición de cualquier parte externa, la otra es mantenida por el usuario y se le llama clave privada). AES emplea claves simétricas, que utilizan la misma clave para cifrar y descifrar información.

El malware utiliza una clave AES para cifrar archivos. La clave AES para descifrar se escribe en los archivos cifrados por el malware. Sin embargo, esta clave está cifrada a su vez con una clave pública RSA integrada en el malware, lo que significa que se necesita una clave privada para descifrarla.

Otras investigaciones revelaron que una campaña de spam estaba detrás de las infecciones de CryptoLocker. Los mensajes de spam contenían archivos maliciosos pertenecientes a TROJ_UPATRE, una familia de malware caracterizada por su pequeño tamaño de archivo y su sencilla función de descarga. Descarga una variante de ZBOT, que luego descarga a su vez el malware de CryptoLocker.

A finales de 2013, surgió una nueva variante de CryptoLocker -con rutinas de propagación. Esta variante, detectada como WORM_CRILOCK.A, puede propagarse a través de unidades extraíbles, una rutina inaudita en otras variantes de CRILOCK. Esto significa que el malware puede expandirse fácilmente en comparación con otras variantes. La nueva modalidad no se basa en malware de descarga como CRILOCK para infectar los sistemas, sino que pretende ser un activador para el software utilizado en sitios de intercambio de archivos peer-to-peer (P2P). Las diferencias técnicas han llevado a algunos investigadores a creer que este malware fue producido por un imitador.

Otro tipo de ransomware con cifrado de archivos entró en escena. El cripto-ransomware conocido como CryptoDefense o Cryptorbit (detectado como TROJ_CRYPTRBIT.H) cifra bases de datos, web, Office, vídeo, imágenes, scripts, texto y otros archivos no binarios, elimina los archivos de copia de seguridad para evitar la restauración de archivos cifrados y pide un pago para obtener una clave de descifrado para los archivos bloqueados.

Incursión en el robo de Criptomoneda

El ransomware comenzó pronto a incorporar otro elemento: el robo de criptomoneda (por ejemplo, Bitcoin). En 2014, Trend Micro identificó dos variantes de un nuevo malware llamado BitCrypt. La primera variante, TROJ_CRIBIT.A, agrega “.bitcrypt” a cualquier archivo cifrado y muestra una nota de rescate en inglés. La segunda variante, TROJ_CRIBIT.B, agrega el nombre de archivo con “.bitcrypt 2” y utiliza una nota de rescate multilingüe en 10 idiomas. Las variantes de CRIBIT emplean los algoritmos de cifrado RSA (426) -AES y RSA (1024) -AES para cifrar los archivos y especifica que el pago por desbloquear archivos se debe realizar en Bitcoins.

Se descubrió que una variante del malware para robar información FAREIT, TSPY_FAREIT.BB, descarga TROJ_CRIBIT.B. Esta variante de FAREIT puede robar información de varios monederos de criptomonedas, incluyendo wallet.dat (Bitcoin), electrum.dat (Electrum) y .wallet (MultiBit). Estos archivos contienen información importante como registros de transacciones, preferencias de usuario y cuentas.

El exploit kit  Angler
En 2015, el exploit kit Angler era uno de los kits de exploits más populares y utilizados para propagar ransomware, y se utilizó de forma notable en una serie de ataques de tipo malvertisment a través de medios populares tales como sitios web de noticias y sitios localizados. Angler fue constantemente actualizado para incluir una serie de exploits de Flash, y era conocido por ser empleado en campañas destacadas tales como la fuga de Hacking Team y Pawn Storm. Debido a su fácil integración, Angler sigue siendo una opción frecuente como un medio para difundir ransomware.

POSHCODER: abuso de PowerShell
Entra en escena una nueva variante de las amenazas de ransomware y Cryptolocker que aprovecha la función de Windows PowerShell para cifrar archivos. Trend Micro detecta esto como TROJ_POSHCODER.A. Windows PowerShell es una función incorporada en Windows 7 y versiones posteriores. Los ciberdelincuentes a menudo explotan esta característica para hacer que las amenazas sean indetectables en el sistema y/o en la red.

POSHCODER utiliza cifrado AES y una clave pública RSA 4096 para cifrar dicha clave AES. Una vez que todos los archivos del sistema infectado están cifrados, muestra la siguiente imagen:

El ransomware infecta archivos críticos

Aunque que el cripto-ransomware ha pasado a ser muy popular entre los cibercriminales, esto no significa que otros tipos de ransomware hayan desaparecido de escena. El ransomware de la policía (también conocido como “virus de la policía”) todavía está haciendo de las suyas y sigue bloqueando pantallas de equipos infectadas con esta pantalla:

Lo que hace que este particular ransomware se diferente de otros ransomware de la policía es que se monta en malware parcheado para infectar los sistemas. El malware parcheado es cualquier archivo legítimo que ha sido modificado (mediante adición o inyección) con código malicioso. La modificación de un archivo legítimo puede ser ventajosa para los ciberdelincuentes, ya que la tasa de ejecución del código malicioso dependerá de la frecuencia de uso del archivo infectado.

Este ransomware también es llamativo por infectar user32.DLL, un conocido archivo crítico. La infección de un archivo crítico puede considerarse una técnica de evasión, ya que puede ayudar a prevenir la detección mediante herramientas de supervisión de comportamiento debido a la lista blanca. Además, la limpieza de archivos críticos como user32.DLL requiere un cuidado extra, ya que un error puede bloquear un sistema, lo que podría verse como un posible obstáculo para las herramientas de limpieza.

El user32.DLL infectado realiza una cadena de rutinas que termina con el ransomware cargado. También bloquea la pantalla del equipo infectado y proyecta una imagen de “rescate”, similar a los mensajes de ransomware de la policía anteriores.

En un par de años, el ransomware ha evolucionado pasando de una amenaza que se dirigía a los usuarios rusos, a un ataque que se extendió a varios países europeos y norteamericanos. Con un modelo de negocio rentable y un esquema de pago que permite el anonimato de sus operadores, se espera que el desarrollo del ransomware se acelere en los próximos años. Por lo tanto, es crucial para los usuarios saber cómo funciona el ransomware y cómo protegerse de la mejor forma posible de esta amenaza.

Archivos para cifrar
Los tipos anteriores de cripto-ransomware se dirigían a archivos.DOC, .XLS, .JPG, .ZIP, .PDF y a otros archivos comúnmente utilizados para cifrar. Los ciberdelincuentes han incluido desde entonces una serie de otros tipos de archivos críticos para los negocios, como son archivos de bases de datos, ficheros de páginas web, archivos SQL, archivos relacionados con impuestos, archivos CAD y archivos de escritorio virtuales.

El ransomware evoluciona: ransomware moderno
Después del paso al cripto-ransomware, el malware para extorsionar ha seguido evolucionando, agregando funciones como temporizadores de cuenta atrás, cantidades de rescate que aumentan a medida que pasa el tiempo y rutinas de infección que les permiten propagarse a través de redes y servidores. Los últimos avances demuestran cómo los agentes de la amenaza están experimentando con nuevas características, tales como ofrecer plataformas de pago alternativas para realizar los pagos de rescate y hacerlos más fáciles, establecer rutinas que amenazan con causar daños que provocan potencialmente la inhabilitación o paralizan a las víctimas que no pagan o nuevos métodos de distribución.

Algunas de las familias más notables de cripto-ransomware vistas en 2016 son: ver imagen a continuación o pinchando aquí):

LOCKY (RANSOM_LOCKY.A) – Descubierto en febrero de 2016, Locky se destacó por sus métodos de distribución, pues primero llegaba como un macro en un documento de Word y luego se propagó a través de Adobe Flash y Windows Kernel Exploits. Una de las familias de ransomware actualizadas de forma más activa, el ransomware Locky es conocido por eliminar copias de archivos en la sombra para inutilizar los backups locales, y es notorio por ser utilizado en múltiples ataques de alto perfil en los centros de salud e instalaciones hospitalarias.

PETYA (RANSOM_PETYA.D) – Visto por primera vez en marzo de 2016, PETYA sobrescribe el registro de arranque maestro (MBR) del sistema afectado y se sabe que se entrega a través de servicios legítimos de almacenamiento en la nube como Dropbox.

CERBER (RANSOM_CERBER.A) – Cuando se vio por primera vez a principios de marzo de 2016, CERBER fue importante por incorporar una función de “voz” que leía el mensaje de rescate. También se encontró que CERBER tenía un archivo de configuración personalizable que permite a los distribuidores modificar sus componentes, una característica común para el malware que se vende en el mercado negro. CERBER también es notorio por ser utilizado en un ataque que potencialmente expuso a millones de usuarios de Microsoft Office 365 a la infección.

SAMSAM (RANSOM_CRYPSAM.B) – Descubierto en marzo de 2016, SAMSAM se instala después de que los atacantes exploten vulnerabilidades en servidores sin parchear -en vez de  ir a las URL maliciosas habituales y correos electrónicos de spam- y los utiliza para comprometer otras máquinas.

JIGSAW (RANSOM_JIGSAW.I) – La primera variante de JIGSAW vista data de abril de 2016 y mezcló tácticas de intimidación eficaces con una rutina innovadora. Empleando las imágenes de la película Saw, la nota de rescate de Jigsaw cuenta con un temporizador de cuenta atrás para presionar a sus víctimas a pagar, con la promesa de aumentar la cantidad del rescate mientras borra partes de los archivos cifrados cada vez que el temporizador se agota. Variantes recientes de Jigsaw también incluyen una función de soporte a través de un chat que permite a las víctimas contactar con el ciberdelincuente.

El mayor ataque hasta la fecha
Aunque las rutinas de ransomware no son completamente nuevas, todavía funcionan y por lo tanto siguen siendo utilizadas. Un caso destacable lo encontramos en la variante de ransomware WannaCry/WCRY, que originalmente se propagó a través de URLs de Dropbox maliciosas integradas en el spam, esta dio un giro inesperado el pasado mes de mayo. Comenzó a explotar una vulnerabilidad recientemente parcheada en SMB Server, provocando el mayor ataque de ransomware hasta la fecha.

Incluso antes de que WannaCry dejara ver su fea cabeza, negocios y usuarios de a pie de todo el mundo ya habían estado sufriendo las graves consecuencias de la amenaza. Todo esto está documentado en una nueva investigación realizada por Trend Micro, fruto de la cual se extrae el informe: “Ransomware: pasado, presente y futuro”. Tan solo un año después, la compañía ha registrado un incremento del 752% en el número de familias de ransomware.

Mapa de distribución regional de amenazas de ransomware desde enero de 2016 a marzo de 2017

El futuro del Ransomware
No nos sorprenderá si el ransomware cambia en pocos años. En términos de potencial, puede convertirse en malware con capacidad para desactivar toda la infraestructura (crítica no solo para la operativa de los negocios, sino también de una ciudad o incluso una nación) hasta que se pague el rescate. Los cibercriminales pronto podrían buscar enfoques nuevos y objetivos como los sistemas de control industrial (ICS) y otras infraestructuras críticas para paralizar no solo las redes, sino también los ecosistemas. Un área clave que podría convertirse en un objetivo más grande para los ciberdelincuentes son los sistemas de pago, como se vio con el ataque a Bay Area Transit en 2016, donde los kioscos de pago del proveedor de servicio fueron objetivo del ransomware.

Hemos visto a los operadores de ransomware golpear hospitales y a proveedores de servicio de transporte. ¿Qué impediría a los atacantes dirigirse a objetivos aún más grandes como los robots industriales que se utilizan de forma generalizada en el sector industrial o a la infraestructura que conecta y con la que funcionan las ciudades inteligentes de hoy en día? La extorsión online está destinada a recorrer su camino tomando como rehenes desde a ordenadores y servidores a cualquier otro tipo de dispositivo conectado insuficientemente protegido, incluyendo dispositivos inteligentes o infraestructuras críticas. El retorno de la inversión (ROI) y la facilidad con la que los ciberdelincuentes pueden crear, lanzar y beneficiarse de esta amenaza asegurarán que continúe en el futuro.

La conexión con Bitcoin
A excepción de algunas familias de ransomware que demandan grandes cantidades en sus rescates, las variantes de ransomware suelen pedir entre 0,5 y 5 Bitcoins (desde 2016) a cambio de una clave de descifrado. Esto es importante por dos razones: algunas variantes aumentan el rescate a medida que transcurre el tiempo y no se produce el pago, y el tipo de cambio de Bitcoin está en aumento. En enero de 2016, 1 BTC valía 431 dólares. El valor de Bitcoin ha aumentado significativamente desde entonces, alcanzando los 1.082,55 dólares a finales de marzo de 2017.

Defensa, prevención y eliminación del ransomware:

Vídeo: https://www.youtube.com/watch?v=duSQShJ2098

Defenderse del Ransomware
No hay una fórmula mágica cuando se trata de detener el ransomware, pero un enfoque multicapa que le impida llegar a redes y sistemas es la mejor manera de minimizar el riesgo.

Para grandes empresas: Soluciones para el email y el gateway web como Trend Micro™ Deep Discovery™ Email Inspector e InterScan™ Web Security evitan que el ransomware llegue a los usuarios finales. A nivel de endpoint, Trend Micro Smart Protection Suites cuenta funciones de monitorización de comportamiento y control de aplicaciones, así como protección contra vulnerabilidades que minimizan el riesgo de infección por amenazas de ransomware. Trend Micro Deep Discovery Inspector detecta y bloquea el ransomware en redes, mientras que Trend Micro Deep Security™ evita que el ransomware llegue a los servidores corporativos, ya sean físicos, virtuales o cloud.

Para Pymes: Trend Micro Worry-Free Services Advanced ofrece seguridad para el gateway de correo basado en la nube a través de Hosted Email Security. Su protección para el endpoint también ofrece otras funciones como monitorización del comportamiento y un servicio de reputación web en tiempo real que detecta y bloquea ransomware.

Para usuarios domésticos: Trend Micro Security 10 aporta una protección robusta contra el ransomware mediante el bloqueo de sitios web, correos electrónicos y archivos maliciosos asociados con esta amenaza.

Prevención del ransomware:

  • Evitar abrir emails no verificados o pinchar en los vínculos incluidos en ellos.
    • Realizar copias de seguridad de los archivos importantes mediante la regla 3-2-1: cree 3 copias de seguridad en 2 medios diferentes con 1 copia de seguridad guardada en una ubicación separada.
    • Actualizar regularmente el software, programas y aplicaciones para protegerse contra las vulnerabilidades más recientes.

Herramientas y soluciones anti-ransomware
Trend Micro ofrece herramientas gratuitas como Trend Micro Lock Screen Ransomware Tool, que está diseñada para detectar y eliminar el ransomware que bloquea las pantallas. La solución Trend Micro Crypto-Ransomware File Decryptor Tool puede descifrar los archivos bloqueados de ciertas variantes de cripto-ransomware sin que se tenga que haber pagado el rescate o sin usar la clave de descifrado.

Si deseas información sobre los últimos ransomware más destacados, o consultar el listado de familias de ransomware más conocidas visita: https://www.trendmicro.com/vinfo/us/security/definition/ransomware

Visita la Enciclopedia de Amenazas para saber más sobre los ransomware más notables.

WannaCry Ransomware – Mensajes Clave

Mensajes clave

  • Trend Micro detectó por primera vez WannaCry/Wcry 14-abril-2017. La variante inicial (RANSOM_WCRY.C) se distribuía normalmente a través de ataques de phishing que tenían a los usuarios descargando el malware de Dropbox. Esta variante inicial no era de particular importancia

 

 

  • Un fuerte proceso de gestión de parches es clave para proteger contra vulnerabilidades como MS17-010, que es lo que distingue a WannaCry de otras variantes de ransomware. Esta vulnerabilidad se corrigió en marzo para los sistemas operativos con soporte. Los agentes de la amenaza saben que se necesita tiempo para que las grandes empresas apliquen parches a las vulnerabilidades conocidas y aprovechan al máximo este ataque masivo. Este documento técnico proporciona directrices para ayudar a las empresas a implementar un sistema de parcheo para mantener sus sistemas seguros

 

  • Trend Micro ofrece una herramienta de evaluación gratuita que puede detectar el ransomware de WannaCry. Esta herramienta utiliza el machine learning o aprendizaje automático y otras técnicas similares a las vistas en OfficeScan XG para resaltar la protección proporcionada por las herramientas avanzadas de seguridad para el endpoint. Además de la fuerte protección del endpoint, Trend Micro también recomienda fuertes soluciones de seguridad para el correo electrónico para ayudar a prevenir la infección inicial (79% de los ataques de ransomware en 2016 comenzaró a través de un phish) y una estrategia de copia de seguridad fuerte para ayudar a recuperarse de los ataques de ransomware exitosos.

Protegiendo los sistemas de seguridad físicos contra los ataques virtuales

¡Pensar antes de vincular! Los dispositivos de seguridad ayudan a garantizar la protección de todos en un edificio, pero ¿estamos seguros de que estos dispositivos necesitan estar conectados en red? Trend Micro ha sopesado esta cuestión y explica a continuación los pros y los contras de tener dispositivos de seguridad IoT. Para explicarlo de forma más gráfica y visual, ha elaborado una infografía en la que muestra cómo gestionar y proteger los dispositivos en los edificios inteligentes.

Cada edificio – público o privado – cuenta con sistemas de seguridad para su protección y la de sus integrantes. Dichos sistemas físicos pueden ser desde simples controles de acceso en puertas y cierres, hasta amplios sistemas de vigilancia y múltiples dispositivos de alarma. A consecuencia del desarrollo cada vez mayor de estos métodos de seguridad, los constructores están en búsqueda activa de nuevas vías que mejoren su propia estructura de trabajo.

Pieza por pieza, los sistemas de seguridad se están digitalizando con el propósito de permitir un acceso más rápido y un control sencillo. Actualmente, los edificios inteligentes están siendo construidos con sistemas centralizados de seguridad y monitorización. Los guardias de vigilancia pueden analizar sistemas de alarmas, ver qué sensores de movimiento se activan o las imágenes de seguridad de cada piso desde un centro de control. Además, los permisos de entrada pueden modificarse de manera remota. Lo físico se encuentra en proceso de cambio hacia lo digital. 

Los dispositivos de sistemas de seguridad son cada vez más complejos. Es posible controlar el acceso a una habitación a través de un lector ID, sistemas de Solicitud de Salida (REX), controladores de puertas y software de gestión para todo el sistema. Los sistemas de supervisión necesitan cámaras, grabadoras de vídeo y software de visualización. Los edificios se encuentran protegidos a través de múltiples alarmas como los sensores de manipulación, alarmas de incendio con sistemas de supresión y sensores de movimiento.

La comodidad y seguridad, junto al control centralizado son beneficios de todos estos dispositivos accesibles a través de la red, aunque también existen riesgos, tal y como explica Trend Micro  Resultan susceptibles ante determinados casos de ataques virtuales, y el incidente más reciente con las unidades de control HID demuestra que hay una posibilidad real de que estos dispositivos puedan ser explotados.

Trend Micro ha elaborado una infografía en la que muestra las diferentes posibilidades para atajar las posibles dificultades que pueden surgir antes de que se conviertan en verdaderos problemas. La compañía proporciona una serie de directrices sencillas que los administradores de los edificios pueden seguir para conocer el funcionamiento de los sistemas de seguridad y también para proteger adecuadamente dichos dispositivos. 

 

Ver infografía: Protección de sistemas de seguridad física contra ataques de red

Análisis del panorama de amenazas móviles de 2016: diversidad, escala y alcance

Trend Micro bloqueó 65 millones de amenazas móviles en 2016. En diciembre de ese año, el número total de apps maliciosas de Android recopiladas y analizadas por la compañía alcanzó los 19,2 millones, cifra que supone un salto enorme frente a los 10,7 millones recogidos en 2015.

De hecho, la presencia generalizada de los dispositivos móviles entre usuarios y organizaciones, junto con los avances tecnológicos que los impulsan, reflejan la proliferación exponencial, la creciente complejidad y las capacidades de expansión de las amenazas móviles.

Mientras que las rutinas y la cadena de infección de las amenazas móviles son un terreno que resulta familiar, 2016 trajo al panorama móvil amenazas con mayor diversidad, escala y alcance. Más empresas fueron víctimas del malware móvil a medida que se volvieron más comunes el fenómeno BYOD y los dispositivos de propiedad de la compañía, mientras que el ransomware se fue propagando según se continuaba extendiendo la base de usuarios móviles hasta convertirse en un objetivo viable para los cibercriminales. También se descubrieron y divulgaron más vulnerabilidades, permitiendo a los malos ampliar sus vectores de ataque, afinar su malware, aumentar sus métodos de distribución y, en particular, invadir el “jardín amurallado” de iOS.

A nivel mundial, los exploits y el rooting malware fueron los más frecuentes, mientras que el ransomware móvil se propagó más en Japón. En Estados Unidos, el malware que recopila y filtra información de forma encubierta, así como funciones que permiten enviar y recibir mensajes de texto, fueron los más difundidos.

A continuación, Trend Micro ofrece los aspectos más destacados del panorama de las amenazas móviles de 2016, en base a la información proporcionada por el Servicio de Reputación de Apps Móviles (MARS, por sus siglas en inglés) y Smart Protection Network™, así como las investigaciones y datos externos de los incidentes más destacados del año pasado:

El malware móvil continúa afectando a las empresas

La tendencia al alza de los programas de Bring Your Own Device (BYOD) y el acceso a las redes, servicios y activos corporativos a través de smartphones, continuaron afectando al impacto de las amenazas móviles en los negocios. Por el contrario, Trend Micro no ha observado malware codificado específicamente dirigido a empresas. Las infecciones identificadas fueron en su mayoría provocadas al descargar aplicaciones malintencionadas -a menudo de tiendas de app de terceros- e instalarlas en dispositivos que se conectan a redes corporativas y manejan archivos de empresa. QVOD (detectado por Trend Micro como ANDROIDOS_EHOOPAY.AXM), por ejemplo, está camuflado como un reproductor de vídeo. Suscribe a los usuarios a servicios de mensajería de texto premium (SMS) sin su conocimiento, y puede generar importantes cargos en la factura del teléfono. El malware DressCode (ANDROIDOS_SOCKSBOT.A) robó información bajo el disfraz de herramientas de optimización del teléfono y apps recreativas, mientras que el software spyware Jopsik (ANDROIDOS_JOPSIK.OPSLB) se presentaba como una app para juegos o una actualización de Android OS.

De acuerdo con la información de Trend MicroMobile Security for Enterprise, las amenazas que más afectaron a las empresas en 2016 fueron las aplicaciones potencialmente no deseadas (PUA, por sus siglas en inglés), entre las que se encuentran el adware, spyware, banking, rooting y los troyanos SMS, entre otras. China, Francia, Brasil, Alemania y Polonia fueron los países que registraron detecciones más elevadas.

Figura 1. Detecciones de malware móvil en empresas entre enero y diciembre de 2016

Figura 2: Países con empresas más afectadas por el malware móvil

Mientras que un número considerable de las muestras analizadas por Trend Micro se distribuyó a través de app stores de terceros, la compañía también vio apps maliciosas que hicieron su recorrido a marketplaces fidedignos. De los más de 3,22 millones de apps de Google Play obtenidas e investigadas por Trend Micro, el 1,02% de las mismas era maliciosa y PUAs (cuya aparición en la plataforma fue tratada proactivamente por Google), incluyendo DressCode y Jopsik. Las detecciones de Dresscode fueron más altas entre las organizaciones estadounidenses, francesas, israelíes y ucranianas.

Sigue leyendo

Los 5 mitos de la próxima generación de protección de endpoint

Wendy Moore

La protección de endpoint de próxima generación ha salido mucho en los medios de comunicación recientemente. Pero, ¿qué significa realmente ese término? Para los administradores de seguridad TI que estén bajo presión, lo más importante no es que se convierta en la última palabra de moda sino encontrar una solución que sea eficaz en la protección de su organización de un enemigo en línea cada vez más ágil y decidido. La clave para esto son las múltiples técnicas de protección contra amenazas que trabajan en sinergia.

Sin embargo, puede ser difícil  encontrar la solución que ofrezca la mejor protección. Así que vamos a analizar los cinco mitos más comunes asociados con la protección de endpoints de nueva generación.

 

Mito # 1: La próxima generación de protección del endpoint = machine learning

El aprendizaje automático (machine learning) es bueno en el bloqueo de amenazas ocultas en archivos ejecutables, pero lucha en la detección de amenazas ocultas en archivos no ejecutables, tales como scripts maliciosos en archivos PDF o documentos de Word. Hay muchas amenazas diferentes por ahí – es decir, ransomware, vulnerabilidades del navegador, amenazas de día cero – que necesitan muchas técnicas diferentes de protección juntas para desviarlos. Otras técnicas, que trabajan en concierto con el machine learning, como la reputación web, el análisis de comportamiento, la zona de pruebas, el control de aplicaciones y la protección de vulnerabilidades también son fundamentales para asegurar que tenga la mejor protección contra la más amplia gama de amenazas.

 

Mito # 2: Las soluciones de próxima generación ofrecen una protección “increíble”

Algunos de los nuevos vendedores están haciendo afirmaciones audaces sobre sus productos y presentan resultados increíbles. Realmente son increíbles, ya que los resultados salen de las pruebas, donde los vendedores controlan todos los parámetros analizados, incluidas las amenazas, y la configuración de los productos de la competencia. Cuando se someten a organizaciones de renombre, como los tests independientes AV-Test, sus resultados simplemente no están a la altura.

 

Mito # 3: El endpoint es el mejor lugar para detener las amenazas

La protección del endpoint es clave pero muchas amenazas puede ser bloqueadas en la puerta de enlace web o correo electrónico antes de que se llegue a su endpoint, dejando la seguridad de endpoint para centrarse en las amenazas más sofisticadas. La seguridad Web y de correo electrónico deben trabajar en conjunto con la protección del endpoint, el intercambio de información sobre amenazas y la visión global de lo que está pasando a través de cada vector de amenazas.

 

Mito # 4: Todo lo que hay que hacer es evitar las amenazas

La realidad es que ningún vendedor puede proteger al 100% de las amenazas. Es por esto que necesita herramientas no sólo para detectar amenazas, sino para recuperarse de ellas también. Y necesita seguridad adaptable para prevenir esas amenazas la próxima vez que aparezcan. Esto sólo puede lograrse si las capas de protección de endpoint comparten inteligencia, algo difícil de lograr cuando se está usando productos puntuales de múltiples proveedores.

 

Mito # 5: Sólo arriesgadas empresas de nueva creación proporcionan la protección de nueva generación

Muchas pequeñas empresas de nueva creación hacen un montón de ruido en el  mercado sobre su tecnología- bala de plata para resolver todos sus problemas de seguridad de endopoint. Pero proteger su organización va más allá de cualquier tecnología. Los clientes valoran un socio de seguridad de endpoint como Trend Micro, que evoluciona continuamente sus soluciones de protección de endpoint, Smart Protection Suites – añadiendo nuevas capacidades tales como la máquina de aprendizaje – para proteger contra el cambiante panorama de amenazas. Es por eso que nuestros clientes confían en nosotros para proteger más de 155 millones de endpoints en todo el mundo, y que garantizan que estaremos allí mañana, cuando muchas de estas empresas de nueva creación sean solo un recuerdo lejano.